>El despertar de los volcanes – Conozca Mas + Erupcion volcanes

>El despertar de los volcanes

Muchos se preguntan si los volcanes pueden despertar Si luego de haber permanecido en silencio durante decenas de años, son capaces de entrar en actividad sin previo aviso. La respuesta es sí. Ultimamente abundan los ejemplos de volcanes dormidos que han despertado, luego de estar aletargados durante siglos, provocando terribles estragos. El Unzen, en Japón, entró en una gigantesca erupción en noviembre de 1990, dando muerte a 38 personas, entre ellas a los vulcanólogos franceses Maurice y Nana Kraffi. Había estado en reposo durante doscientos años.
Semanas después, un volcán filipino extinguido 611 años atrás, el Pinatubo, que ni siquiera figuraba en el inventario de volcanes del mundo, entró en erupción ocasionando centenares de muertos y la evacuación de 100.000 habitantes y de 14.500 soldados de la base norteamericana Clark.
Se pensó entonces, con cierta lógica, que esos volcanes eran como cartuchos de dinamita unidos a una misma mecha que acababa de encenderse y que explotarían uno detrás del otro. Inmediatamente los especialistas opinaron: no existía ninguna relación entre esas erupciones. Todo era obra del azar. En los 4.750 millones de años de historia de la Tierra no es raro encontrar estos picos de actividad, originados, en la mayoría de los casos, en la propia dinámica del planeta”. dijeron en esa oportunidad los geólogos.
Sin embargo, las erupciones violentas continuaron y hasta llegaron a la Argentina. En pocos meses, el Peteroa en Mendoza y el Hudson en Chile dieron la razón a quienes sostienen que realmente existe una mayor actividad volcánica.
La erupción del Hudson puede incluirse entre las últimas explosiones de magnitud importante. Este volcán, de 2.600 metros de altura, es apenas uno de los 2.085 que hay a lo largo de la cordillera de los Andes, cordón que conforma una de las regiones de fricciones de las placas tectónicas más espectacular del planeta y que forma parte, a la vez, del denominado cordón circunpacífico o círculo de fuego, que pasa por las islas Aleutianas y se extiende por el Japón, Filipinas e Indonesia.
En la madrugada del 13 de agosto pasado, los habitantes de las localidades cercanas al volcán se despertaron sobresaltados por ruidos ensordecedores, acompañados por un intenso resplandor Al rato, comenzó a llover ceniza y el aire se volvió irrespirable.
A través de uno de sus cráteres -el mayor tiene 1.600 metros de diámetro- la erupción provocó un gigantesco hongo similar al de una explosión nuclear, cuya altura excedió los 15 kilómetros. Según apreciaciones posteriores, el material eyectado alcanzaría a llenar 20 kilómetros cúbicos, cifra considerada muy importante por parte de los expertos.

Cerca del núcleo de la Tierra, las rocas soportan temperaturas altísimas que pueden sobrepasar los 1.200 grados centígrados. Por ese motivo se derriten, constituyendo el magma, una de cuyas características es contener un alto componente de volátiles, como ser vapor de agua, metano, óxido de nitrógeno y anhídrido sulfuroso. Sobre ese magma fundido se desplazan las placas tectónicas que conforman el manto y la corteza del planeta. A veces ocurre que el magma, presionado por ese desplazamiento de las placas y por las enormes masas de energía generadas, intenta ascender e irrumpe a través de las rocas. El resultado es un nuevo volcán o el despertar de alguno ya existente que había permanecido adormecido o con escasa actividad.
En general existe una tendencia a que los volcanes generen el típico cono sobre la superficie terrestre, debido a la acumulación de ceniza o de lava en sucesivas erupciones. El conducto de salida, también conocido como tubo o chimenea, puede estar abierto en su extremo superior, es decir en el cráter, o bien estar taponado por algo así como un corcho rígido que los vulcanólogos han bautizado con el nombre de pitón. Este se origina luego de una erupción, cuando no sale todo el material y quedan restos taponando la salida, algo muy riesgoso, porque así suele acumularse muchísima presión y gran cantidad de gases que en un momento dado provocarán erupciones violentísimas, con la expulsión del tapón prácticamente pulverizado. Sin embargo, el cono volcánico no siempre tiene un único tubo de salida. Con frecuencia existen otros conductos secundarios o adventicios por donde también salen la lava y los gases. Por otro lado, en el interior de la base del cráter, el magma en movimiento origina pequeños sismos que, irremediablemente, producen fracturas y grietas de variable magnitud.
Un volcán estalla cuando la acumulación de presiones y de temperatura ha sobrepasado determinados límites. Hoy se sabe que existen varios mecanismos por los cuales puede explotar, pero en general la dinámica de la tierra, que nunca cesa, y el incremento de las presiones y temperaturas hace que el magma despida los volátiles que lo componen y, en forma de lava, intente salir a la superfi-cie, buscando las zonas de mayor debilidad, que son los tubos y las fracturas. No necesariamente en todas las erupciones hay salida de lava. A veces, los volátiles del magma soportan tanta presión que salen con enorme violencia, provocando una explosión dentro de la lava Misma y fragmentándola al tamaño de un grano. En este caso la lava es expulsada mezclada con los gases y por ello no existe la denominada fase lávica.
Aparentemente esto es lo que ocurrió en el volcán Hudson. Hubiera sido preferible que la lava saliera en su estado normal. ¿Por qué? Según los expertos, es probable que la lava haya sido totalmente destruida y expulsada junto con los gases. Pero también es factible que la fase lávica haya permanecido en el volcán y que se esté implantando en lo que se conoce como domo volcánico. En este caso, la lava, con parte de los volátiles incluidos, puede estar introduciéndose en alguna zona basal del volcán, con el riesgo de que comience una acumulación excesiva de presiones en una zona muy superficial. ¿Qué podría ocurrir entonces? Al cabo de un tiempo, que puede ser de meses o de años, algo difícil de determinar, el Hudson entraría en una erupción sumamente violenta, con derrames lávicos importantes.

Revista Conozca Mas. Octubre 1991, por Francisco Capdevilla
———————————————————————————

IMAGENES DE ERUPCION DE VOLCAN EN CHAITEN, CHILE Y LLUVIA DE CENIZAS EN FUTALEUFU

Kilauea is the youngest and southeastern most volcano on the Big Island of Hawaii. Topographically Kilauea appears as only a bulge on the southeastern flank of Mauna Loa, and so for many years Kilauea was thought to be a mere satellite of its giant neighbor, not a separate volcano. However, research over the past few decades shows clearly that Kilauea has its own magma-plumbing system, extending to the surface from more than 60 km deep in the earth.

Hawaiian Meaning
The Hawaiian name “Kilauea” means “spewing” or “much spreading,” apparently in reference to the lava flows that it erupts. Eruptions have been Continuous since January 3, 1983. It is estimated that the first eruption of Kilauea
has between 300,000 and 600,000 years ago.

En Aprender y Jugar se realizan aportaciones para estudios y juegos, como los siguientes temas relacionados con >El despertar de los volcanes – Conozca Mas + Erupcion volcanes

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *